LAGOM

LAGOM, LA FILOSOFÍA DE VIDA SUECA TAMBIÉN PRESENTE EN WØLF.

Una forma de vivir en bienestar y conciencia, donde el interiorismo es absolutamente protagonista. El equilibrio como su ingrediente secreto, nos inspira a vivir mejor en casa y aprovechar nuestros espacios en plenitud. 

En WØLF vivimos la filosofía LAGOM desde la decoración y sus fundamentos más puros: la sencillez, practicidad, orden, armonía y estética. Aquellos elementos que, junto a cierto minimalismo, se equilibran para alcanzar un estilo de vida que abraza el diseño de interior consciente.

Para lograrlo debes elegir piezas esenciales en cada espacio priorizando su funcionalidad y con ello, liberar rincones agrupando objetos, integrando mayor luz y aire al espacio. Impregnar sensaciones de equilibrio en nuestros espacios  toma cada vez mayor fuerza, buscando a la par, formas de reducir la cantidad de desorden y elementos que puedan ocupar nuestro tiempo y atención. Menos, ¡sí que puede ser más!

Reducir la paleta de colores a pocos tonos neutros, crea instantáneamente más equilibrio en el espacio.

Simplificar el diseño permitiendo que un solo elemento haga el trabajo de centrar la atención, permite disfrutar ese espacio sin la preocupación de todos y cada uno de los aspectos de la habitación.

Introducir plantas en el hogar, puede cambiar radicalmente la forma de sentirse. Unas cuantas plantas bien puestas, o incluso un árbol de interior, aportarán una sensación de exterior y aire libre digna de vivir LAGOM en la casa.

Marcar la pauta de una vida en bienestar, elegir un ritmo más lento, practicar la atención plena y disfrutar de los placeres sencillos de la vida; como disfrutar con los tuyos, puede verse reflejado e impulsado por el diseño de tus propios espacios. En una casa LAGOM no pueden faltar aquellos rincones que nos inviten a socializar y a compartir con nuestros amigos y familia, pero que por sobre todo, invitan a la buena convivencia de quienes la viven.

33db9594ab84b9b984ddd8be42daf5f6

LAGOM nos invita a disfrutar de todo lo que tenemos, al aquí y al ahora. No se trata de perfección, sino de equilibrio. De encontrar en las soluciones sencillas, el bienestar que nos impulse a vivir una vida más plena y ecuánime. Un encanto único de una belleza natural sin pretensiones, donde la calma y el orden, nos atrae y seduce a su entera disposición. 

¿LA RECETA? NI MUCHO, NI POCO. LO JUSTO.